Página de Autoayuda y Superación Personal

Nunca estamos solos en nuestro camino

You are currently browsing the archives for the terapia antiestrés category.

Categories:

Archive for the 'terapia antiestrés' Category

Llega el verano

Author: Cecilia, 09 09th, 2011

Teresa Díaz Bada. El tiempo parece volverse un poco más lento en esta época del año; anochece más tarde, hace calor y parece que todo nos invita a tomarnos el día a día sin prisas.Como si las prisas desaparecieran por unos meses, para volver al ritmo frenético en el que vivimos en el mes de septiembre.


Teresa Díaz Bada. El tiempo parece volverse un poco más lento en esta época del año; anochece más tarde, hace calor y parece que todo nos invita a tomarnos el día a día sin prisas.Como si las prisas desaparecieran por unos meses, para volver al ritmo frenético en el que vivimos en el mes de septiembre.

Vivimos en una sociedad donde está hipervalorado el tener el tiempo ocupado; parece, incluso, que la persona que se toma las cosas de manera relajada, no es productiva. Sin embargo, qué importante es hacer las cosas sin prisas, porque no solamente se gana en eficacia, sino que se evita tener muchos momentos de ansiedad innecesarios, que tanto malestar nos provoca. Deberíamos reflexionar estos meses de verano, para intentar, en septiembre, realizar las tareas diarias que tenemos, con la rapidez que requieran, pero sin prisas innecesarias.
Para eso es fundamental organizar bien el tiempo, distribuirlo adecuadamente, sin autoexigirnos a veces cosas imposibles de hacer y, más importante todavía que todo esto, dedicar unas horas del día a conversar, pasear, o simplemente a “perder el tiempo”.
Este “perder el tiempo”, tan denostado hoy en día por parecer sinónimo de vago, es algo fundamental. Por ejemplo: estar sentado en un banco viendo pasar a la gente, tumbarse al sol , cerrar los ojos y conectar con nuestro interior… sestear, proporcionarse cosas y momentos agradables… todo eso que en general nos gusta hacer en vacaciones.
Intentemos que cuando volvamos después del periodo vacacional a nuestros trabajos diarios, no perdamos la costumbre de rserbar unas horas para nosotros mismos, para escuchar música, pasear, hacer ejercico o charlar con nuestros familiares. Pongamos como prioritario el contacto afectivo con los que queremos. Seguramente, nuestro bienestar será mayor y eso hará que encaremos el día a día, con mayor ánimo. Recuerde, como he leído hace poco, que el trabajo más productivo es aquél que sale de las manos de un ser humano contento.

Lee este artículo:
Llega el verano